Radio Logo
RND
Listen to {param} in the App
Listen to FRANCIA HOY in the App
(171,489)
Save favourites
Alarm
Sleep timer
Save favourites
Alarm
Sleep timer

FRANCIA HOY

Podcast FRANCIA HOY
Podcast FRANCIA HOY

FRANCIA HOY

add

Available Episodes

5 of 24
  • Francia hoy - Atentados de París: las esperanzas de las víctimas en vísperas del juicio
    Ya inician las audiencias del mega juicio de los múltiples atentados yihadistas que ensangrentaron la capital francesa el 13 de noviembre de 2015. Un juicio sin precedentes por su magnitud: 1.800 víctimas, 300 abogados, 20 acusados. Varias víctimas o familiares de víctimas de los atentados compartieron con RFI sus sentimientos encontrados en vísperas de las audiencias. Algunos temen no obtener respuestas sobre la tragedia. Un juicio fuera de los común. Así se caracteriza el proceso que inicia este miércoles 8 de septiembre en el antiguo Palacio de Justicia del corazón de París. Se han tenido que superar una serie de obstáculos para llegar a esta etapa muy esperada por cerca de 1.800 víctimas y familiares de victimas de los ataques del 13 de noviembre de 2015. El primer obstáculo fue la magnitud de la instrucción: cinco jueces del polo antiterrorista de París recibieron más de 500 tomos de expedientes sobre la red tentacular e internacional que perpetró el ataque terrorista más sangriento que enfrentó Francia en su suelo con 130 víctimas mortales y más de 400 heridos. Con 20 acusados y 300 abogados, se prevé que el juicio durará nueve meses hasta que se dicten sentencias. El segundo reto fue temporal. En un contexto de ataques recurrentes, los investigadores franceses tuvieron un plazo limitado de cuatro años para trabajar, antes de que se venciera el tiempo límite para la detención provisional del único sospechoso del comando armado aún con vida: Salah Abdeslam, retenido en una cárcel de las afueras de París y condenado por otro atentado en Bélgica. Cuando finalmente la investigación concluyó, la crisis sanitaria obligó posponer el juicio de enero a septiembre de 2021. Para recibir a las decenas de abogados, testigos y periodistas acreditados, la justicia francesa construyó una sala ad hoc en el antiguo Palacio de Justicia de París. Las esperanzas de las víctimas Eran un poco más de las 21:20 el 13 de noviembre de 2015 cuando un yihadista kamikaze activó su cinturón explosivo a las puertas del Estadio de Francia donde el entonces presidente François Hollande asistía a un partido de la selección francesa de fútbol. “Me enteré de todo cuando estaba en el Estadio de Francia. Una explosión resonó. Pensamos que pudo ser un ataque o bien un petardo, porque estábamos en un partido de fútbol. Cuando se escucha una segunda detonación, ya no cabía ninguna duda. Mis servicios de seguridad me avisaron que había explotado una bomba, que el autor de la detonación había muerto y que no había ninguna duda que era un acto terrorista”, recuerda François Hollande. En entrevista con RFI, el expresidente Hollande cuenta que se trasladó “al centro de seguridad del estadio para enterar[s]e de lo que había pasado, ver si había riesgo de que un terrorista ingresara en el estadio, lo que hubiera sido muy grave. En aquel momento, recibí una llamada del primer ministro Manuel Valls, y luego del ministro del Interior, que me confirmaron que se escuchaban disparos en varias terrazas de café en Paris y que seguramente había muertos. Ahí entendí que se trataba no sólo de un operativo terrorista en el Estadio de Francia sino de un ataque de gran envergadura, por varias personas. Eso daba la impresión, que luego se confirmó, que nos habían declarado la guerra en nuestro propio territorio”. Tres ataques simultáneos En aquel momento, tres comandos sembraron el terror al mismo tiempo: uno en el Estadio de Francia, otro atacó una concurrida zona de cafés en los distritos 10 y 11 de París, disparando a los clientes, y un tercer grupo de atacantes dio el asalto a la sala de conciertos Bataclan, dejando 90 muertos. “Ese juicio marca una etapa en mi reconstrucción y en mi vida futura”, dice a RFI Arthur Desnouveaux, sobreviviente del ataque de la sala de conciertos del Bataclan. Desnouveaux cuenta sus meses de terapia y cómo sus proyectos de vida quedaron paralizados por los atentados: “Después de un atentado, hay varias etapas para una víctima: el primer aniversario, las indemnizaciones y el juicio. Lo primero que espero del juicio es que ocurra, que las cosas pasen bien y que haya sentencias para que pueda decir que se hizo justicia tras el atentado que viví”, explica Desnouveaux, quien también preside Life For Paris, una de las asociaciones civiles de víctimas de los atentados del 13 de noviembre. “No tengo ninguna ilusión en cuanto al juicio” Juzgar a 20 personas por los atentados de noviembre de 2015 de París no es cosa fácil. Los desafíos son múltiples: evitar que las audiencias se conviertan en una tribuna política, o que los acusados utilicen esta exposición mediática con fines de propaganda yihadista. Las víctimas por su parte se enfrentan al recuerdo de los traumas del ataque. Si bien algunos sobrevivientes como Arthur Desnouveaux esperan el juicio para reconstruirse, otras víctimas no lo ven así. Hace cinco años, Patricia Correia perdió a su hija Précilia en la sala de conciertos del Bataclan donde los yihadistas dispararon al público. Précilia tenía 35 años. Su madre, Patricia, considera que el juicio es más útil para la sociedad que para ella: “Yo no espero gran cosa del juicio. No me ayudará a mejorar mi estado de ánimo. Pero es importante que tenga lugar, que ocurra para la historia, que figure en los manuales de historia para las futuras generaciones. El juicio permitirá dar fe de la tragedia que ensangrentó Paris ese 13 de noviembre de 2015. Pero no tengo ninguna ilusión sobre el juicio: no creo que los acusados cooperarán. Ni siquiera creo que se dignarán a contestar las preguntas”, comentó Patricia a RFI. El desafío más delicado de un juicio por terrorismo es sin duda la identificación de los autores. Del grupo de yihadistas que atacó París el 13 de noviembre de 2015, sólo Salah Abdeslam sigue en vida. Los demás se hicieron explotar o fueron abatidos por la policía. Abdeslam fue juzgado hace unos años en Bélgica por otro ataque. Pero durante su juicio, se limitó a rezar y a decir que quería mantenerse en silencio. David Fritz, un francés de origen chileno (ver su testimonio video aquí) fue uno de los rehenes del Bataclan. Hoy, Fritz se prepara para un juicio en ausencia de los autores intelectuales. “Para mi va a ser un momento muy importante. Sobre todo, poder hablar a una parte de la gente que ha participado en este atentado. Los que nos secuestraron en el Bataclan están muertos. Entonces no conozco a los que voy a enfrentar en este proceso. Es una nueva página que estoy dispuesto a descubrir”, comentó. Aparte de Salah Abdeslam, ningún asaltante del 13 de noviembre estará sentado en el banquillo de los acusados. 13 personas más serán juzgadas por haber brindado un apoyo logístico, financiero o material a los yihadistas. Y seis hombres serán juzgados en ausencia. De ellos, uno está preso en Turquía y los otros cinco, que serían los autores intelectuales, murieron en Irak y Siria durante bombardeos de la coalición contra el grupo Estado Islámico. Reportaje de Raphael Moran, con entrevistas realizadas por Lucile Gimberg, Orlando Torricelli, Marine de la Moissonnière y Carina Branco.
    9/7/2021
    15:52
  • Francia hoy - Los archivos de la diplomacia francesa
    Prácticamente desde el siglo XV hasta la actualidad, los archivos del Ministerio francés de Asuntos Exteriores conservan documentos inestimables. Documentos de puño y letra de personajes como Napoleón, Richelieu o el General de Gaulle, además de miles de cables diplomáticos, accesibles no solo para los investigadores sino para cualquier ciudadano. Una mina de oro para los historiadores, que RFI les invita a visitar en compañía de su ex director Jean Mendelson. Con el paso de los años, la sede parisina del Archivo Diplomático se había vuelto cada vez menos adecuada. Era necesario buscar un nuevo sitio que diera la posibilidad de reunir los archivos de la administración central (distribuidos en 8 sitios diferentes) en un solo lugar. Facilitando el acceso del público y ofreciendo  un mejor espacio de trabajo tanto para el público como para el personal. Al mismo tiempo se buscaba abrir los fondos de la biblioteca a los investigadores, asegurar su conservación en óptimas condiciones;y su puesta en calor. Todas estas consideraciones llevaron a elegir el sitio de La Courneuve en las afueras de Paris en 2000. En 2001 se lanzó un concurso de arquitectura que culminó con la elección del proyecto del arquitecto Henri Gaudin. Las obras comenzaron en octubre de 2006 y el nuevo edificio se inaguró en 2009. El Centro del Archivo Diplomático está organizado en dos áreas principales: un edificio de siete niveles que alberga los almacenes de archivos diplomáticos y un área abierta que alberga las oficinas así como las áreas de consulta y de conferencias destinadas al público.
    7/28/2021
    15:31
  • Francia hoy - Los franceses celebrarón a toda costa una fiesta de la música bajo restricciones sanitarias
    Este Lunes 21 se celebró la primera fiesta de la música en Francia desde el levantamiento del confinamiento por la pandemia. Esto marca un regreso paulatino a la vida normal y a los conciertos en vivo. Natalia Olivares recorrió las calles de Paris para tomarle el pulso a esta inédita “Fête de la musique” que coincide con la celebración de los 50 años de FIP. La radio musical de referencia, pudo cumplir con las estrictas condiciones de seguridad establecidas por el ministro de la salud y de la cultura. Es decir un concierto oficial en un recinto cerrado para poder respetar la distanciación social y el aforo reducido. EL sitio histórico galo romano Les arènes de Lutèces, situado en el distrito 5 de la capital resultó ser ideal para salvar las celebraciones.El Concierto pudo ofrecer un panel de la música difundida en esa emisora, por primera vez en vivo desde el prinicpio del confinamiento el 15 de Marzo 2020.     Reportaje de Natalia Olivares y Pierre Zanutto
    6/29/2021
    18:16
  • Francia hoy - Selmer, el mejor saxo del mundo
    Creado por el belga Adolphe Sax en 1864 para la música clásica, el jazz lo convirtió  prácticamente en un símbolo por excelencia, hoy la marca francesa Selmer fabrica los más saxos mas reputados del mundo. Si un pianista sueña con acariciar las teclas de un Steinway, el sueño de un saxofonista es estrechar en sus manos un Selmer. Entre los objetos fetiches que el astronauta francés Thomas Pesquet se llevó al espacio, figura un Selmer fabricado especialmente para la misión. En 1915 descontento de su clarinete, Henri Selmer un joven músico francés, decidió hacer algunas modificaciones a su instrumento. Ese gesto fue el acta de nacimiento, la primera piedra de la célebre casa que hoy lleva su nombre y que fabrica los saxofones más codiciados por los virtuosos del mundo entero. Cómo explica a RFI su bisnieto Jérôme Selmer: « Descontento de su clarinette que no le satisfacía plenamente, -el ejercía como solista en la Garde Republicaine y la Opera Comique- hizo modificaciones del instrumento, apreciadas por sus colegas. Y en 1898 comenzó a fabricar sus primeros clarinetes que tuvieron tanto éxito en Estados Unidos, que decidió abrir una tienda en Manhattan. » En Francia su primera tienda fué en Montmartre, en el número 4 de la plaza Dancourt del distrito 18 de la capital, pero en vista del éxito, al pco tiempo Henri Selmer se vió obligado a buscar locales más amplios. A unos 50 kilómetros de Paris, en Mantes la Ville, ya existía la fábrica de clarinettes Buffet et Crampon y en 1919, Selmer decidió seguir el ejemplo instalando la suya.  Atento al interés creciente por ese nuevo instrumento que era el saxo en esa época, -entre 1915 y 1930,  una verdadera fiebre por el saxofón reina en Estados Unidos-, Henri decide de proponer su propia versión en 1922 y  en 1926 comienza a figurar el actual logotipo Selmer bordeado de una corona de laureles. Así nació el primer saxofón Selmer, bautizado simplemente 'modelo 22', el primero de una larga serie que incluye los célebres “super action” bautizado por los norteamericanos como “balanced action” y el “Mark IV de 1954 a 1974, plebiscitado por la mayoría de los jazzmen que lo adoptaron con entusiasmo. Pero como explica Jérôme Selmer, lo que le dió renombre internacional a la marca fue un músico de jazz: 'Creo que lo que hizo que Selmer fuera apreciado en el mundo entero, fue la gira  europea de Coleman Hawkings  en 1935, él tocaba un Selmer y lo inmortalizó con el célebre tema: « Body and Soul », todo el mundo quería tocar un Selmer'.  El año próximo, el modelo 22 cumplirá un siglo de existencia y para la ocasión esta prevista una serie limitada específica, destinada conmemorar el aniversario. Un modelo de colección sobre la cual ya están trabajando pero que sera una sorpresa de gran calidad, asegura el bisnieto Selmer. El astronauta francés, Thomas Pasquet, recibió como regalo de cumpleaños el 27 de febrero un Selmer fabricado especialmente, que no supera 1,5 kg de peso en lugar de los 2,4 kg habituales. La reputación de la marca exige atenciones particulares como las que prestan los jóvenes músicos del Conservatorio de Paris, que regularmente vienen a la fábrica para probar los instrumentos. Solo después de haber superado una batería muy precisa de « tests », el instrumento es sellado y empaquetado para ser distribuido a los cuatro rincones del mundo.   'El sonido Selmer es el equilibrio justo entre los armónicos agudos y gravesLo que hizo que Selmer fuera apreciado en el mundo entero, fue la gira  europea de Coleman Hawkings en 1935. -Jérôme Selmer  Tal vez la principal característica de los saxos Selmer, lo que los hace únicos al oído de los músicos y de los aficionados es un sonido especial, como lo define el propio Jérôme Selmer: 'El sonido Selmer es el equilibrio justo entre los armónicos agudos y graves. Los agudos para la proyección y los graves para la resonancia. No buscamos un sonido “seco” y “duro”, queremos una gran flexibilidad de ejecución. Nuestro objetivo es que el sonido siga siendo el mismo sin importar la sutileza de ejecución, el músico no debe ocuparse de ese parámetro para dar libre curso a su propia personalidad.' El fabricante Selmer encarna un artesanado de lujo francés, referente mundial en la materia, que anualmente genera una de cifra de negocios cercana a los 35 millones de euros. Más de la mitad al exterior ya que exporta a todos los rincones del mundo o a casi todos, América Latina no ofrece muchas facilidades: 'Japón es el número uno y sigue siéndolo, pero en China hay muchos conservatorios, miles de músicos en todas las disciplinas, que  buscan adquirir la mejor calidad aprecian la calidad francesa de los clarinetes y saxos. Cubrimos el mundo con cierto poder de compra, actualmente comenzamos a trabajar con Rusia y una red de tiendas. En Brasil hay “músicos Selmer”, que vienen a comprar sus instrumentos en europa. Practicamente no podemos enviarlos porque ya son relativamente caros y en América Latina los costos de aduana son de un 30%, lo que los hace prohibitivos, pero nos encantaría trabajar con los músicos latinoamericanos'. Explica Jérôme Selmer en su despacho, bajo la atenta mirada de su bisabuelo,  plasmada en una vieja fotografía.
    6/15/2021
    15:04
  • Francia hoy - En las obras de Notre-Dame, dos años después del incendio
    El 15 de abril de 2019, las llamas destruyeron parte de la catedral de Notre-Dame de París - su techo, la aguja y parte de las bóvedas - causando una emoción internacional. Dos años después, las obras para consolidar el edificio y recuperar los vestigios están por terminar gracias al trabajo incansable de una multitud de profesionales. Fuimos al encuentro de los que trabajan en altura, atados a cuerdas, y de los arqueólogos. Un reportaje de Lucile Gimberg, Cyril Etienne y Pierre Zanutto Es una obra fuera de lo común, a la que se tiene difícil acceso. El incendio del tejado de Notre-Dame de París, en abril de 2019, fundió toneladas de plomo que se depositaron en todos los rincones de la catedral. Como es peligroso para la salud respirar o ingerir ese polvo de plomo, se ha establecido un protocolo especial para entrar y salir de la zona de obras. "Aquí tiene el overol y la ropa interior que son desechables, le doy unas botas y aquí tiene un casco", nos indican a la entrada. En una especie de cabina de tránsito, la prevencionista nos explica que al salir tendremos que descontaminar nuestro material, tomar una ducha integral y cambiarnos de ropa.   Tomamos el ascensor por unos minutos y llegamos a 35 metros de altura. París se aprecia a 360 grados. El Panteón a lo lejos por un lado, el Sagrado Corazón por el otro. "Estamos en el piso temporal, encima de la nave de la catedral. Se construyó para añadir peso sobre los muros de la nave y para proteger de la lluvia las bóvedas", explica Guérin Chatenet, de la empresa Jarnias. Es responsable de los trabajos en altura, atados a cuerdas. Aquí, antes de la tragedia, empezaba la estructura de madera del tejado de Notre-Dame. Hoy solo queda un hoyo gigante. "Aquí estaba la intersección entre la nave y el crucero. La aguja se elevaba aquí precisamente, por encima de estas bóvedas que se desplomaron", detalla Chatenet. En esta herida impresionante en el cuerpo de la catedral, hombres bajan, con arnés y cuerdas, hacia lo que queda de las bóvedas. Suben pedazos de vigas incendiadas, trozos de metal de lo que fue el tejado, y recuperan cientos de kilos de escombros carbonizados. "Están sacando los escombros de las bóvedas para que los arquitectos puedan, después, declararlas seguras", indica Michaël Lemaire, quien supervisa su trabajo. "Por el momento podrían desplomarse, por eso no ponemos ningun peso encima y trabajamos en suspensión. ¿Lo ve? A penas rozan la piedra con la punta de los pies". Es imposible usar máquinas aquí dentro. El gesto humano es más preciso. "Es un trabajo muy físico", comenta Lemaire. "Como no pueden apoyarse en los pies, tienen que forzar en zonas del cuerpo que normalmente no sirven para eso: la espalda, los hombros, los brazos". Pedazos de historia Donde trabajan los "alpinistas" de Notre-Dame, hay muchas emisiones de plomo. Por eso, además de la ropa especial que llevamos todos, ellos deben trabajar con mascarillas de ventilación asistida. Con toda la cara cubierta, y respirando a través de un tubo que filtra el aire. "Lo que que están recuperando son cenizas con piedra. A veces hay pedazos de cobre, de madera, clavos. Es todo el material del tejado que se transformó en polvo. No son escombros, son vestigios", aclara Lemaire. Estos pedazos de Notre-Dame fueron dañados o quemados pero tienen una historia. "Nos hicieron mapas con zonas muy precisas de la catedral y cada vez que sacamos algo, tenemos que identificar exactamente de qué sector proviene." La catedral fue evolucionando con el tiempo, fue restaurada en diferentes épocas, entonces cada zona de Notre-Dame tiene una edad diferente. "Y eso se ve en la madera, el metal o los ensamblajes que hay", apunta. "Todo lo que estamos recuperando interesa a los arqueólogos y a los arquitectos, a los especialistas del metal, de la madera, de la piedra". Michaël Lemaire y sus colegas empezaron a trabajar apenas unos días después del incendio de abril 2019. "Durante las dos primeras semanas, me sentí muy deprimido al ver este caos. Cada vez que subía, me sentía muy triste. Todo estaba negro, torcido, destrozado", relata. Dos años después, la experiencia ha sido excepcional, dice. "Es un monumento vivo, que se puede sentir. Cuando llegué no me había dado cuenta de esta dimensión, pero poco después empecé a referirme a 'ella', como a una persona. Ahora todos decimos que la estamos cuidando a ella." Tésoros, no escombros En la plaza frente a la catedral Notre-Dame de París, los arqueólogos excavan y registran enormes sacos de restos de carbón descargados con cuerdas y recuperan los vestigios que podrían ser interesantes. "Recuperamos los pequeños trozos de metal, en particular los clavos forjados, los elementos de ensamblaje de la estructura de madera, pequeños pedazos de madera o grandes trozos de carbón que serán analizados científicamente. Hay fragmentos de vidrio también, de mortero y de piedra", detalla Dorothée Chaoui-Derieux, arqueóloga y curadora del Servicio regional de Arqueología de la región parisina. El estudio científico de estos vestigios, seleccionados e inventariados, podría revelar aspectos aún desconocidos de la historia de la catedral. "Tenemos muchos fragmentos de madera por ejemplo. Los vamos a analizar para tener información sobre las variedades de árboles que utilizaron, en qué épocas, cómo era el clima, cuáles fueron las técnicas de construcción." Miles de piedras cayeron en el momento de la catástrofe. Lise Leroux, geóloga en el Laboratorio de Investigación de los Monumentos Históricos, participa en la selección de esos vestigios. "Las piedras del arco de la nave que se vino abajo van a dar indicaciones a los arquitectos sobre la forma del arco, tal y como debe ser restaurado, reconstruido", explica. "Y es probable que algunos elementos, los que están todavía en buen estado a pesar del incendio, sean reutilizados dentro de la catedral". Todas las piedras no podrán servir en la restauración. El calor de las llamas y la caída desde 30 metros de altura han podido alterar sus propiedades. Cabezas de ángel "Hemos inspeccionado miles de metros cúbicos de materiales calcinados y derribados, durante meses", cuenta Dorothée Chaoui-Derieux. Y en medio de todo esto, encontraron tésoros. "Hemos recuperado dos cabezas de ángel, casi intactas en el suelo", recuerda la arqueóloga. La cara del ángel se ve perfectamente, con su pelo dorado. "¡Es milagroso que hayan sobrevivido! " En esta obra fuera de lo común, obreros con cuerdas, arqueólogos, carpinteros, talladores de piedra, operadores de grúa aprendieron los unos de los otros. "Ha sido una aventura humana excepcional. Se crearon lazos fuertes entre diferentes profesiones que no estaban acostumbradas a trabajar juntas", destaca Chaoui-Derieux. Olivier Puaux es otro de los arqueólogos voluntarios que han dedicado meses a la excavación. "Entre todos los hallazgos que hice durante estos dos años, me acuerdo en particular del momento cuando encontré un pedazo del reloj de Notre-Dame, cuando saqué fragmentos de campanas", dice. Decenas de investigadores - especialistas de la madera, del metal, de la arquitectura medieval, por ejemplo - anhelan ahora poder estudiar los vestigios rescatados de la catástrofe. "Estoy triste por lo que pasó pero tan feliz por el trabajo que realizamos en estos dos años. Salvamos una pequeña parte del patrimonio de la catedral que, espero, volveremos a incorporar al monumento, o quizás exhibiremos en un museo", concluye Puaux. "El futuro lo dirá".
    4/14/2021
    13:04

About FRANCIA HOY

Station website

Listen to FRANCIA HOY, DEPORTES and Many Other Stations from Around the World with the radio.net App

FRANCIA HOY

FRANCIA HOY

Download now for free and listen to radio & podcasts easily.

Google Play StoreApp Store

FRANCIA HOY: Podcasts in Family

FRANCIA HOY: Stations in Family

Information

Due to restrictions of your browser, it is not possible to directly play this station on our website.

You can however play the station here in our radio.net Popup-Player.

Radio